1. Mi confesor, mi violador


    Fecha: 22/05/2020, Categorías: Sexo con Maduras Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Cuando se es una nena inocente, todos son buenos, todos nos quieren bien, todos quieren ayudarnos a cambio de nada.
    
    Muchos años después y muchas vergas después, una comprende que todo eso que puebla mis sueños eróticos es el legado de la perversión.
    
    Mi abuela me llevaba todos los domingos a la iglesia.
    
    Supongo que pensaba que de esa manera todos sus pecados se borrarian.
    
    Y la mejor manera era entregando a su nieta de 10 años al viejo cura del pueblo.
    
    Él era un hombre de 60 años, no demasiado mayor, pero a mi tierna edad me parecia muuuy viejito.
    
    Me hacia pasar a su oficina y generalmente este era el dialogo que ocurria en el interior:
    
    -Camilita, me conto tu abuela que te has portado muy mal esta semana.
    
    Eso es verdad?- mentirle al cura era una terrible falta, asi que yo debia admitir cuales habian sido mis pecados.
    
    -Si, Padre, eso es cierto- decia bajando mi cabeza avergonzada
    
    -Cuales han sido esas faltas, hija mia? Dime con confianza, no contare nada a nadie.
    
    -Bueno.
    
    Ultimamente.
    
    El otro dia mi abuela me encontro.
    
    Me estaba tocando
    
    -Que estabas tocando?
    
    -ME estaba tocando.
    
    -Ahá, que era lo que te estabas tocando?- me pregunto, mientras se revolvia incómodo en el sillón.
    
    -Acá- dije señalando hacia abajo entre mis piernas.
    
    -A ver, donde especificamente?
    
    -Acá, en mi botoncito
    
    -Por qué no me muestras hija, este pobre viejo no tiene idea de que boton le estas hablando.
    
    Inocentemente, levante mi pollerita, y separando mis piernitas, le mostre donde me tocaba-Acá Padre, alcanza a ver? Yo tengo como un botoncito, cuando me empiezo a frotar, se siente muy lindo, ese botoncito crece y me empiezo a sentir agitada y acalorada, me dan ganas de algo pero todavia no se de qué-
    
    -Ejem!!! Bueno, pero como es que ese botoncito crece? Si se siente tan lindo, como me decís, tal vez no sea pecado! Querés mostrarme como es? Sin verguenza, que yo soy un hombre de Dios!
    
    Ni lerda ni perezosa decidi mostrarle, la verdad es que algo tan placentero no podia ser malo, asi que abri mis piernas aun mas y comence a frotarme, cerre mis ojos a la par de que mi respiracion se aceleraba.
    
    Sentí ese calor tan conocido irradiar desde mi conchita hacia arriba y hacia mis piernas.
    
    Pronto estuve tan concentrada en las sensaciones que no me percate cuando el cura se aproximo a mi silla para poder tener una mejor vision de esa vagina de 10 años tan predispuesta.
    
    -Yo creo que te podes ir al infierno hija! - sobresaltada, abri mis ojos.
    
    -En serio, Padre!!??
    
    -Si, en serio.
    
    Si no queres irte al infierno, vas a tener que sacar el pecado de tu cuerpo, y yo tengo el secreto para hacerlo, por suerte!!
    
    -Qué tengo que hacer Padre!!??- casi no podia contener el llanto-Mi abuelita se va a poner muy triste si le digo!
    
    -Hay que sacar esas ganas, mi´ja! Y hay que empezar ahora!! Yo te voy a indicar y vos tenes que hacer todo lo que te diga.
    
    Si bien tenia miedo y verguenza, algo dentro de mi esperaba con ...
«123»