1. Puta sumisa (parte IV)


    Fecha: 22/05/2020, Categorías: Dominación / BDSM Masturbación Sexo en Grupo Autor: Astursumi, Fuente: xHamster

    Durante la semana hablamos por whatsapp cada día por la mañana y por la noche.
    
    El sábado a las 6 de la mañana me sonó el móvil y lo cogí sin mirar quien era.
    
    -Diga…
    
    -Perra, ¿son formas de contestar a tu amo?
    
    -Oh, lo siento Señor. ¿Sabe qué hora es?
    
    -Hora de ponerse en marcha. Espero que hoy no tengas planes porque yo sí, nos vamos a Burgos.
    
    -Burgos??Allí vive mi tio, ¿qué cojones…?
    
    -Uy, no lo sabía, tranquila que no vamos a ser muy visibles, será poco probable que lo crucemos. Ponte guapa pero no recargada y lleva una chaqueta larga porque a la noche refresca, mejor calzado cómodo. Como siempre: rasurada, culo limpio y sin bragas. A las 8 de la tarde en la plaza de la semana pasada.
    
    Colgó sin dejarme mediar palabra. Tenía todo el dia para arreglarme, tiempo suficiente. Comí algo ligero y empecé por rasurarme bien hasta quedar suave, me entraron ganas de masturbarme pero lo tengo prohibido… A continuación me puse el enema y metí un dedo en el culo para comprobar que no quedaban restos. Me calcé en un vestido negro ceñido hasta medio muslo y con escote palabra de honor. Con lo sensibles que tengo los pezones, enseguida se me marca que no llevo sujetador. Con unas sandalias planas decidí ir hasta la plaza caminando en vez de coger el bus. 7:55 esperando en el sitio acordado. Puntual, se me acercó un coche familiar con cristales tintados y bajó un poco la ventanilla; ahí estaba mi amo con el pelo engominado, camisa blanca y amplia sonrisa.
    
    -Buenas tardes, Amo.
    
    -Hola perra, ¿todo en orden?
    
    -Sí Señor.
    
    -¿Y dónde está tu chaqueta?
    
    -Oh no, se me olvidó, lo sieeento.-dije con cara de pena.
    
    -Mal mal, voy a tener que castigarte -exclamó meneando la cabeza.
    
    Salimos de la ciudad y se metió en un área de servicio.
    
    -Hora del castigo, súbete el vestido hasta la cintura y abre bien las piernas. Los brazos por detrás del asiento.
    
    Obedecí al instante con miedo por lo que vendría, estaba realmente serio. Salió y cogió algo del maletero. Entró igual de serio con una regla pequeña y estrecha en la mano.
    
    -Voy a ponerte el coño al rojo vivo, para que no vuelvas a olvidarte de mis órdenes. Si cierras las piernas sigo con las tetas y pararé cuando me salga de los cojones, ¿entendido?
    
    -Sí Amo.-contesté a punto de llorar.
    
    Recostó mi asiento para acceder mejor a mi zona intima y el primer golpe no se hizo esperar, directamente sobre el clítoris pero no muy fuerte. Me retorcí un poco por el dolor pero no tenía escapatoria y quería aguantar para agradarle. Otro golpe más fuerte, y otro, otros en el interior de los muslos, en el pubis. Dolía mucho y empecé a llorar y suplicar que parase, que lo sentía mucho, por favor,... Tenía todo el coño rojo e hinchado y no aguantaría mucho más. Los quejidos pasaron a gritos aferrandome fuerte al asiento para evitar tocarme o pararlo. Cuando le pareció que ya era suficiente, cesaron los golpes y me hizo besar su mano y la regla. Me recompuso el vestido y continuamos la marcha en ...
«1234...»