1. Solterona, tetona y culona


    Fecha: 06/04/2020, Categorías: Sexo con Maduras Autor: Jaycaliente87, Fuente: CuentoRelatos

    A veces las cosas pasan por algo, lo digo por la experiencia que tuve con doña Ofelia. Me llamo Javier talismán, si ese es mi nombre! Tengo 31 años de edad y soy de Monterrey, Nuevo León, México. Soy de piel blanca ojos claros y 1.75” de estatura, desde que era muy joven siempre he salido con mujeres delgadas.
    
    No es que no me gusten las mujeres llenitas, lo qué pasa es que nunca he tenido la oportunidad de estar con una hasta ahora, lo que les voy a contar a continuacion me sucedió hace un año, cuando me mude a este nuevo departamento que tengo.
    
    En una colonia más barata de donde vivía. Llegue un viernes por noche y me sentía súper agotado, y no tuve tiempo de nada más. Me bañe y me acosté a dormir, cuando desperté ya eran a las 10 de la mañana. Salí a caminar un rato y me topé con gente muy amable, entre a muchos lugares a curiosear, cuando iba de regreso a mi departamento me encontré a una señora de unos 60 años de edad blanca de piel y bajita, con pelo castaño y vestido holgado. A pesar de su vestimenta, pude notar que tenía un cuerpo descomunal. Un par de tetas de muy grandes y su culo era enorme también.
    
    Llevaba unas bolsas de supermercado que parecían bastante pesadas... le ofrecí mi ayuda y con gusto la recibió. Me dijo que vivía, en el apartamento 512 de tal calle y le conteste que allí vivía yo también. Incluso vivíamos en el mismo piso y éramos vecinos sin saberlo! Llegamos al lugar y me invito a tomar un refresco, acepte con un gusto enorme pues la calor estaba intensa. Empezamos a platicar de mi, me pregunto que porque me había mudado a este barrio, le dije que por el alquiler que era más barato. También me pregunto que porque seguía soltero siendo un hombre tan guapo, le dije que porque no encontraba a mi pareja ideal.
    
    Pero que también me espazan gustar más maduras, me contó que nunca se casó y que tampoco quiso tener hijos. Qué tal vez ese fue el motivo por el cual los hombres no quisieron estar con ella, le dije y que a mi me parecía una mujer atractiva, que tenía un cuerpazo! Como crees que te voy a gustar, si estoy gorda y vieja. No me importa tu edad y no estas gorda para mi, aparte nunca he estado con una mujer culona y tetona. Nos quedamos viendo fijamente y la bese, mis manos se fueron directamente a sus enormes tetas y mi Vergara empezaba a ponerse dura...
    
    Continuará! 
«1»